El Templo

Un templo es un lugar donde reside algo noble, digno de ser apreciado o un lugar donde se cultiva con especial respeto una ciencia, un arte o una virtud.

Pero no se refiere necesariamente a una edificación, ni tampoco a un lugar donde adquieres y practicas una religión, sino más bien a un espacio de experiencia, donde a través del aprendizaje desarrollas cualidades que te permiten refinarte y mejorarte en todos los aspectos.

Nos llamamos “Templo”, no por una locación permanente, ni por referentes religiosos, más bien porque consideramos que cada persona es su máximo proyecto y que éste proyecto se da indudablemente dentro de un aspecto de su existencia, llamado “cuerpo”.

Entonces, el templo es tu cuerpo, pero no nos referimos a que ese sea el aspecto más importante de tu vida, ni a que únicamente seas un cuerpo, más bien nos referimos a que dentro de él, vive un (a) maestro (a) que tiene que descubrir y desarrollar todas sus capacidades para lograr convertirse en la mejor versión de sí mismo (a), un ser consciente, sabio, compasivo y útil para sí y para los demás, ese (a) maestro (a) eres tú.

Chan

La palabra “Chan” es de origen chino, se utiliza especialmente dentro del budismo para denominar una práctica presente en todas y cada una de los estilos de esta filosofía, la meditación, pero debido a ciertos aspectos históricos y circunstanciales, se le suele interpretar como “Acción”, aunque su verdadero significado en español es “Meditación”.

La meditación no es poner la mente en blanco, no es un ejercicio reflexivo, no es un viaje astral, no es una cuestión religiosa, no es un ejercicio exclusivo de relajación y no se limita a sentarse y cerrar los ojos, todo lo que te lleve a estar aquí y ahora, es una forma de meditación.

Por lo tanto, la meditación es simplemente estar aquí y ahora, es habitar el momento presente.

Entonces; Templo Chan México es el “Templo del Aquí y el Ahora”, o la oportunidad de habitar el momento presente a través de un conjunto de prácticas que desempeñas desde tu cuerpo y que mejoran la salud en todos sus aspectos, todo lo anterior en diversos espacios que tienen las condiciones idóneas para prácticar.

Nosotros solo somos un instrumento educacional laico, que te ofrece un conjunto muy amplio y diverso de prácticas y técnicas milenarias, que ayudan a mejorar la salud y a desarrollar entendimiento y respeto para lograr un equilibrio perfecto entre cuerpo, mente y espíritu.

En nuestro proyecto, nunca encontrarás una invitación a cambiar tus creencias, ni imposiciones ideológicas, y mucho menos críticas a otros grupos, tan solo la enseñanza o la formación en la disciplina que nos solicitas, con la seguridad de tener una enseñanza de calidad comprobable, bien documentada y fiel a los linajes de donde se obtuvo el conocimiento.

Ninguna de nuestras actividades son de corte catártico, devocional o forzado, cada uno de los ejercicios están mediados por la ética, la sencillez y el dominio pleno del arte impartido, sin mezclas, ni modificaciones, que deformen los objetivos reales presentando así una instrucción autentica y fiel a sus orígenes.

Las clases, cursos, talleres, seminarios, conferencias y retiros se dan en diversos espacios dentro y fuera de la ciudad de México, no estamos negados a consolidar en algún momento un espacio propio de práctica, pero por el momento ofrecemos nuestras enseñanzas en lugares donde tú llevas al templo.

Esperamos contar con tu presencia en alguna de nuestras actividades y contribuir en algo positivo en tu desarrollo y progreso.

Shi Heng Zun

 

Director general