El budismo no es religión

 

Contrario a lo que mucha gente cree, el budismo no es una religión porque sencillamente no gira en torno a ninguna deidad, se tiene un aprecio especial a su fundador que es el Buda histórico y por ello encontramos estatuas que lo recuerdan, pero no tienen una función adoratoria.   

Se tienen templos, pero no como espacio de creencias religiosas, sino más bien como espacio lúdico.

 

Se optó por el monacato como medio hábil para disciplinar el estudio, pero se puede practicar de manera laica o incluso solo tomar las enseñanzas que se consideren necesarias. En ningún caso se considera una forma de afiliación, ni se impone o intenta cambiar creencias personales.

 

Se tiene ceremonias, pero no porque exista un ejercicio devocional, más bien se consideran instrumentos de entrenamiento del ego.

 

Se usan los hábitos, pero no para distinguir un credo, sino para simplificar los imperativos intrascendentes de la diferenciación.

 

Se tienen estatuas de Budas, pero no son para hacer ejercicios adoratorios, sino para recordar las cualidades que se deben desarrollar.

 

Se tienen mantras, pero no son peticiones a deidades, se utilizan para disolver los estados no productivos de la mente.

Se usan malas, (collares) pero no son para rezar, sino para contar los mantras y para recordar el ideal de la iluminación.

 

En una primera  mirada, es fácil llegar a la conclusión de que el budismo es una religión, porque tal vez no tenemos todos los elementos para ver su verdadero contexto. Ninguna de sus prácticas tiene un carácter religioso, son más bien instrumentos de refinamiento.

 

Nosotros como occidentales solemos relacionar de manera inmediata con el concepto de religión, cualquier ejercicio que implique un nivel de silencio y respeto profundo, cualquier atmosfera que implique tranquilidad, cualquier recitación que se pronuncie con especial disciplina y así sucesivamente.

 

Lo que sucede en realidad se resume a las diferencias culturales, los orientales tienen imperativos diferentes a los nuestros, lo que para ellos es un saludo normal, donde juntan las manos o inclinan su cuerpo para saludarnos de manera respetuosa, para nosotros es un claro ejemplo de religiosidad.

 

A pesar de que el Buda jamás constituyó su enseñanza como una religión, los monjes tibetanos son los únicos practicantes budistas que lo llevaron a esta categoría por situaciones culturales e históricas, las más de 50 tradiciones budistas restantes no comparten la misma intención.

 

Si quieres saber más de los temas del budismo, asiste a una de nuestras clases o sigue los artículos correspondientes.

 

Templo Chan México


  • 1